Hosting | Housing / Golpe contra un gran portal de descargas de Internet

Hosting | Housing

/ Golpe contra un gran portal de descargas de Internet

pirate_bay_logo_

Condenados a un año de cárcel y 2,7 millones de multa los dueños de The Pirate Bay por actuar como intermediarios.

La guerra entre la industria y quienes abogan por el intercambio libre de archivos en Internet vivió ayer una nueva batalla cuyo ganador, de momento, son las grandes productoras y distribuidoras de música y cine. Los cuatro administradores de uno de los mayores portales de enlaces a descargas P2P del mundo, The Pirate Bay (TPB), fueron declarados culpables de “ayudar a la distribución de material protegido por derechos de autor” y condenados a un año de cárcel y a pagar más de 2,7 millones euros en concepto de indemnización a la industria.

La sentencia, de un juzgado de primera instancia de Estocolmo, será recurrida, según anunció ayer el portavoz de la página web, Peter Sunde, tras conocer el veredicto. Confirmó, además, que la actividad del portal continuará y lanzó un mensaje de ánimo a sus seguidores a través de su cuenta en Twitter: “Nada le pasará a TPB, a nosotros o al intercambio de archivos. Esto es sólo un teatro para los medios”.

La acusación pretendía inculparles de un delito de asistencia a la violación de los derechos de autor, pero no pudo demostrarse durante el proceso que TPB tuviera relación alguna con los archivos que los internautas intercambian. El tribunal, no obstante, sí ha considerado que los administradores del portal actúan como intermediarios para posibilitar ese intercambio, un hecho que, en su opinión, es punible.

El portal, fundado en 2003 en Estocolmo, se autoproclama como el mayor del mundo en su categoría y se estima que cuenta con más de 20 millones de torrents en sus servidores. Los torrents son unos pequeños archivos informáticos que permiten la interconexión entre distintos ordenadores a través de las redes P2P gracias al protocolo bittorrent que utilizan programas como Ares, Azuerus y eDonkey, entre otros. Es en esos ordenadores -los de cada usuario que se conecta a la Red- donde se alojan los discos o películas.

La defensa de TPB alegó durante el juicio, precisamente, que el portal no ofrece a sus usuarios material sujeto a copyright, sino que sólo proporciona una herramienta que permite compartir archivos y que, en todo caso, son los usuarios quienes deben rechazar los contenidos con derechos de autor.

Las actuaciones contra el portal comenzaron en 2006, cuando la policía sueca realizó una redada en su sede y confiscó los servidores donde alojaban la información. Sus responsables fueron trasladados a comisaría, aunque quedaron en libertad esa misma noche. Tres días después volvió a abrir, esta vez con el doble de usuarios. Finalmente, el 31 de enero de 2008, la fiscalía sueca demandó a los administradores de The Pirate Bay.

En los últimos días, los responsables del portal habían mostrado su esperanza en que el tribunal les declarara inocentes, máxime cuando en las últimas sesiones del juicio la acusación, entre la que figuran Universal, EMI o Sony BMG, se había visto obligada a retirar la mitad de los cargos.

En España, mientras tanto, la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha presentado dos nuevas demandas civiles contra sendas web acusadas de poner a disposición de los internautas material protegido por derechos de autor. Al administrador de elitemp3.com la entidad le exige una indemnización de más de 36.000 euros, mientras que al dueño de Indice-web.com, de momento, se le ha indicado que se le pedirá un porcentaje por cada descarga que haya propiciado. Ambos cuentan ya con asistencia letrada y están a la espera de ser llamados a declarar.


Comments are closed.